Ir al contenido principal

El inicio


Las medidas que impone este gobierno ya podrían -legítimamente- ser consideradas como hechos de alta criminilidad. ¿Criminalidad contra quien? Contra la Nación, en primer término, y contra la República luego.

La criminalidad estaría dada no solo por las consecuencias directas, sino también por las indirectas, aquellas que se van a percibir a mediano - largo plazo. El crimen es el asesinato de la República, usando uno de los medios más crueles: el estrangulamiento.

Por su actualidad, usemos el ejemplo de las retenciones moviles recientemente impuestas a la producción agropecuaria, lo que está llevando a cortes de ruta y posibles conflictos difíciles de prever con exactitud.

Las retenciones son tan discutibles por la ilegitimidad de su imposición. Una cuestión de ideología (y de largas y muy interesantes discusiones) son los impuestos en general. Pero las retenciones, particularmente y en abstracto, son imposiciones del Estado sobre una actividad que en ninguna parte del mundo se ve afectada por los impuestos: la exportación. En ningún lugar, salvo en la Argentina. Aquí, y desde el gobierno de Duhalde, con Lavagna al frente del Ministerio de Economía, la industria, el agro y el comercio con destino al mercado externo se vieron impuestos de la obligación de pagarle al Estado un impuesto a la exportación de sus productos y servicios.

Los precios internacionales de los commoditties (fundamentalmente ciertos granos) hicieron que la actividad de siembra y cosecha de esos granos resultara sustancialmente rentable para todo aquel que tuviera el conocimiento de la industria agropecuaria y los medios de explotarlos.

Con una voracidad -de dinero, y en consecuencia, de poder- con pocos antecedentes aún en esta Argentina caudillista, Kirchner (junto con su mujer y el resto de la banda de secuaces que lo rodean) tuvo la brillante idea de tirar más aún de la soga y aumentar aún más las retenciones a la actividad agropecuaria. Los chacareros dijeron, por fin!!, "basta".

Podría decirse que desde sus inicios, desde su más verdes orígenes en la estepa Santacruceña, Kirchner se equivocó de manera inédita en la medición de las consecuencias de este nuevo atropello al derecho a la propiedad privada,y subestimó a los productores agropecuarios. Pero cualquiera en su lugar sería pasible de cometer el mismo error, mirando que hace apenas 5 meses su mujer logró significativa cantidad de votos en el interior de la Pcia. de Buenos Aires, y jurisdicciones sojeras y agrícolas en general. para llegar a la Presidencia.

Sin embargo, mi esposo me dio una perspectiva interesante sobre este aspecto: la mayoría de los poblados del interior de las Pcias. de Buenos Aires (especialmente), Santa Fe, Córdoba y el resto de la Argentina son empleados públicos, entonces los productores, definitivamente son notoriamente menos tanto en cantidad como en densidad de población en todas las áreas rurales, en comparación con la "masa" de empleados públicos que habitan los poblados y ciudadades de esas mismas áreas... No lo sé, pero podría ser una explicación satisfactoria a la pregunta de por qué esta pérfida ganó en esas jurisdicciones.

Pero si bien toda la problemática en general puede ser explicada por porcentajes de imposición de estas nuevas retenciones, sobre bases imponibles que no son las genuinas (ganancias) sino las insufladas (facturación), y la diferencia en menos o negativa que le queda a los productores despues de la aplicación de estas retenciones y demás fórmulas tributarias...¿Podría decirse que el objetivo finalmente perseguido por Kirchner y sus cómplices se limita a la acumulación de capital, para acumular así poder? Luego, ¿qué destino tendrían todo ese capital y ese poder? ¿La perpetuación de la dinastía que, según parece, pretenden continuar en la persona del vividor -gangster del hijo que hoy hace a las veces de administrador de las cientos de propiedades malhabidas por los Kirchner?

Pero, ¿cómo? ¿Cómo podrían lograr eso? Tal vez en su implacable apalancamiento en los fondos públicos para llegar a la suma del poder público a la que aspira (¿o alcanzó?), y para lo que cuenta con remarcable expertise.

Tal vez podría esgrimirse otra teoría y pensar que ese objetivo se logra pauperizando la Argentina.

Y la única manera de lograr esa perpetuación en el poder es aniquilar, sistemáticamente, la producción genuina, la educación y la celebración de la individualidad en sus distintas facetas, en los derechos y en las obligaciones. Sólo una Nación pobre e ignorante puede darles las bases para esa perpetuación, porque solo la ignorancia, la pobreza y la necesidad extrema puede hacer que la "caja" que tienen, que manejan y que siguen acumulando pueda -a un muy bajo precio- darles los votos suficientes como para "legitimar" mediante un sistema electoral clientelístico un régimen autoritario, dictatorial y violatorio de los derechos INDIVIDUALES, disfrazado de "democracia". Y no sería la primera vez que la humanidad presenciara semejante fantochada. Al fin y al cabo, a Stroessner lo votaban cada cuatro años (por 35 años consecutivos), y más cerca en el tiempo, miremos al país del norte, el del "amigo bolivariano".

Y luego, ¿cómo lograr semejante nivel de pauperización? Por empezar, la inflación puede ser una exelente herramienta. Al fin y al cabo, es el impuesto indirecto más efectivo para afectar a la mayor cantidad de personas posibles. Fundamentalmente, a la única clase social que puede ser contestataria a estas perversas pretensiones: la clase media.

En segundo término, la urbanización de la mayor cantidad posible de personas, de manera tal que las grandes ciudades se conviertan en enormes depósitos de marginales, alejados de los centros de producción, en los que las masas carenciadas y en situación de absoluta pobreza se acostumbre cada vez más a la subsistencia por medio de la dádiva y la mendicidad, incrementando las bases para el aumento geométicro de la criminalidad, siendo carne de cañon para los traficantes de "paco", prostitución y -por supuesto- clientelismo político.

Pensar que apenas un décimo de toda esta teoría fuera acertada asusta al más valiente e idealista. Imaginar que puedan existir una banda de criminales con un plan tan perverso como para premeditadamente activar mecanismos que terminen con la población más educada de América Latina, no puede menos que considerarse un crimen "de lesa humanidad"... de la que tanto les gusta a estos mismos delincuentes alardear.

Kirchner, su mujer y los "ideologos" (Kunkel, De Vido) de este plan perverso son tan tercermundistas que ni siquiera tienen trabajos publicados, de los que -aunque sea entrelíneas- pudiera desprenderse el objetivo final. Dick Chenney, Rumsfeld y Condolezza Rice publicaron sendos papers de los que con gran claridad surgieron los lineamientos que siguieron puntillosamente con Bush en el poder. Hitler también tenía su plan de exterminio claramente delineado y premeditado.

Sería justo decir que a diferencia de esos personajes, estos ladrones, corruptos, delincuentes y perversos lo único que tienen identificado y claro es el objetivo final de perpetuación en el poder.

Párasitos, Kirchner, su mujer y la banda de fascinerosos que los acompaña no tienen la más mínima cultura del trabajo y del esfuerzo. Vivieron de los Estados, municipales, provinciales y ahora nacional, toda sus vidas. Los cimientos de sus inmundas e indecentes fortunas son la pobreza peremne e in crescendo de una cantidad incontable de seres humanos, a los que podría haberse provisto de vivienda, salud, educación, seguridad y justicia, con los fondos públicos incalculables a los que esta banda de criminales tuvieron acceso y de la que, con toda impunidad, se apropiaron. Fondos que en vez de ir a parar a la gente a la que realmente estaban destinados, terminaron su peregrinaje en las cajas de tiendas de ultra lujo en la Quinta Avenida de New York, donde la presidentA que nos gobierna hace sus cotidianas compras.

Se turnaron. Kirchner le dijo a su mujer "Bueno, vení. Manejá una vueltita vos, pero después dejame otra vez a mí", y con la complicidad de una importante porción de la sociedad (que no son sólo las hordas de indigentes a los que la hermana presidencial les dio comida, heladeras y televisores apenas unos días antes de las elecciones) agarró la sortija de la calesita en la que estamos... o mejor dicho, nos pusieron. Así ,ella viaja con credenciales oficiales, se da el gusto de hacer gala de su verborragia desde el atril, que no es nada más que un soberbio dominio de la oratoria, que le viene como anillo al dedo para disfrazar su también soberbia ignorancia.

Así, viaja por el mundo recibiendo trato de primera figura; posa para las fotos; cambia de modelitos, zapatos y carteras encarnando el dicho "aunque la mona se vista de seda, mona queda"; recibe figuras y figuritas del espectáculo y el deporte, domésticas e internacionales. En suma... la pasa bárbaro, mientras el verdadero poder se queda en Puerto Madero, haciendo lo que más le gusta, sabe hacer y -en definitiva- "corresponde" al jefe de familia: proveer al sustento familiar, operando para alcanzar el objetivo final del que veníamos hablando: la perpetuación en el poder, o el poder por el poder en sí mismo, o la suma de todo el poder.

A todo esto, la República comete el también aberrante delito de "hacerse el boludo". La República, los poderes Legislativo y Judicial, miran para donde Kirchner les dice que tienen que mirar, equiparándose a la madre que no hace nada para salvar al hijo menor que sabe es abusado por el padre. El hijo menor... somos todos nosotros. Aunque con una substancial diferencia con el terrible caso de los menores que sufren semejante pesadilla: podemos hacer algo para dejar de ser abusados.

Y tal vez, como también en el caso de algunos de esos niños abusados, nos toque el rol no sólo de salvarnos, sino de salvar a nuestra madre... la República.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La corrección política mata

En la Revista del diario La Nacion del día de hoy, Santiago Bilinkis, a quien la revista sindica como "emprendedor y tecnólogo" (??) escribe una nota en la que con una liviandad apabullante (y para mi  indignante) alegremente, y en unos pocos párrafos, nos regala la solución a -nada más y nada menos que- el problema económico.

Pero ¿cómo?... ¿cómo, concretamente, este emprendedor y tecnólogo nos soluciona la vida de un plumazo, un domingo de Marzo... ?

El primer "problema" que menciona es el que surge de la bula dictada por el Banco Mundial (organismo supraestatal superpoblado de burócratas de lujo) indicando que Argentina "lidera el mundo en proporción de empleos en riesgo de ser reemplazados por software y robots", a lo que el emprendedor y tecnólogo responde con sorna "Al fin somos líderes en algo!". 

La sorna se debe a que, con una visión miope y cortoplacista, el emprendedor y tecnólogo pierde de vista que la automatización de las tareas b…

La medición de la pobreza, nacional y popular...

Hoy salieron publicados en La Nación  los resultados de las mediciones que realiza el Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, el que informó que "el 28,7% de la población quedó en 2014 bajo la línea de pobreza; un año antes afectaba al 27,5%; la indigencia también es mayor y alcanza al 6,4%"

Es indiscutible que las cifras, las mediciones y los datos estadísticos son vitales para la diagramación y puesta en práctica de cualquier política pública. Si bien decir esto importa un criterio utilitarista, ya que no es lo mismo destinar recursos (siempre escasos) a necesidades sufridas por muy pocas personas, es -sin embargo- imposible de soslayar. 

Pero el tamaño sí importa. Y más aún cuando se habla de la cantidad de personas que viven situaciones de extrema necesidad, lo que significa problemas personales para cada una de ellas, pero también sociales que nos afectan a todos. 

Este puntual gobierno es el más corrupto, mentiroso e inmoral de la historia. La i…

La República, rescatada!

10 de Diciembre de 1983. Raúl Alfonsín asumía la presidencia de la Nación, poniendo fin no sólo a los 7 años del trágico gobierno militar, sino a la trágica hegemonía peronista, causa fuente de ese terrible gobierno militar.

32 años después, 10 de Diciembre de 2015, Mauricio Macri asume la presidencia, poniendo fin a la patología más brutal del peronismo, al tumor canceroso que significó el régimen kirchnerista para toda la República Argentina. Incluidos, por supuesto, el ejército de idiotas útiles que sirvieron de soporte al monumental relato, a la imbecilidad de una ideología siniestra como la propuesta por Néstor y Cristina Kirchner y solventada por toda la caterva de serviles que los rodearon, y quienes plasmaron el más grande genocidio institucional experimentado hasta la fecha. Más grande aún que el último y lamentable gobierno militar.

Y ha sido más grave porque este régimen de inmorales usó y abusó de los mecanismos democráticos, y de las mismas instituciones que serialmente v…