Ir al contenido principal

El escupitajo nacional y popular


En el marco de los “festejos” por el día de la memoria, novel integrante del martirologio patrio (merced a los K y su avezada interpretación del sujeto promedio urbano, mayormente, y que adhiere a la cultura del resentimiento y la irresponsabilidad por los actos propios), un grupo de adherentes al régimen que nos gobierna tuvo la entretenida idea de colorear el evento con gigantografías de algunas personas famosas, quienes abiertamente disienten con el gobierno.

Las gigantografías de Mirtha Legrand, Mariano Grondona y Mauro Viale fueron trucadas, de manera tal de incluir gorros militares y círculos sobre los rostros, convirtiéndolos en un blanco al cual disparar algún royectil. La leyenda los tildaba de cómplices, sin mayores especificaciones. Pero es claro que los autores de la gráfica los consideran cómplices de la dictadura militar cuyo inicio se conmemoraba con la “fiesta cívica” en cuestión.

Hasta ahí, si esta crónica la estuviera leyendo un hombre del futuro no tendría mayor interés, más allá de considerarse la “creatividad” de los autores de las gráficas. Pero lo que la convierte en un relato de terror es la foto que acompaña este post: niños incitados –seguramente- por sus mayores a escupir las imágenes, siendo la escupida el proyectil que debía dar en el blanco dibujado por los inventivos militantes K.

En Facebook aparecieron gran cantidad de comentarios equiparando esta conducta a las experimentadas en la Alemania nazi y en la Rusia comunista. Y si bien coincido completamente con todos ellos, creo que puntualmente la situación retratada tiene una gravedad aún mayor: la participación de niños en semejante acto de barbarie.

Los niños que escupieron no son respetados por sus mayores, y desde este momento, y desde esta falta de respeto hacia ellos, sus individualidades se diluyen, y crecen alejados de la importancia de ser considerados como personas independientes, individuos, seres humanos particulares ajenos y diferentes de sus padres, y como tales merecedores del más absoluto de los respetos en su dignidad. Haberlos sometido a la indignidad de escupir imágenes de personas que piensan distinto a los que idearon y financiaron las gigantografías, denigra a esos niños en su calidad de individuos con plenos e ilimitados derechos a ser respetados como tales, sin importar su corta edad.

Estos momentos quedarán grabados en sus jóvenes mentes (que son esponjas absorbiendo todo tipo de estímulos), y de manera consecuente con los actos a los que sus mayores los dirigieron, es altamente probable que estos niños adhieran al criterio del abuso, la deshonra y la falta de consideración hacia otros seres humanos, por la simple razón de haber sido ellos hoy abusados, deshonrados e irrespetados por sus mayores.

En segundo lugar, el hecho representa la inutilidad del derecho positivo, cuando la legislación en cuestión no refleja a las instituciones (en el sentido que Douglas North le da al término) imperantes en un momento y lugar determinados.

El hecho de diagramar y ubicar en un lugar púbico esas gigantografías, viola de manera expresa el Artículo 14 de la Constitución Nacional, los artículos 1077 y 1078 del Código Civil; podría considerarse como una incursión en las conductas tipificadas en los artículos 109 y 117bis del Código Penal, y atenta contra lo previsto en el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y 11 del Pacto de San José de Costa Rica, ambos tratados internacionales a los que la Argentina adhirió, y que –merced a la reforma constitucional de 1994- integran el cuerpo normativo nacional, con la máxima jerarquía regulatoria.

Es decir, hacer una gigantografía con imágenes de personas famosas, trucarlas de modo tal de convertirlas en objeto de escarnio público viola, lisa y llanamente, el derecho al honor constitucional y legalmente amparado por las normas indicadas.

La jurisprudencia dijo que “Toda persona tiene derecho a que se la considere digna de respeto, y esta consideración es como una atmósfera moral que rodea a las personas y toma nombre de honor, que comprende no sólo la consideración en que una persona debe ser tenida por los demás, sino también la estima en que una persona se tiene de sí misma; y si bien los arts. 1089 y 1090 del C. Civil regulan las acciones de indemnización pecuniaria por daños patrimoniales, ello no importa en modo alguno restricción al reclamo del daño moral, que encuentra apoyo en otras normas legales” ( S. G., A. E. c/ G. de B., G. s/ Daños y perjuicios – Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil y Comercial – Sala Tercera – La Plata).

Así, la “travesura” de los militantes oficialistas termina probando no sólo las ideas totalitarias que abrazan y concretan, sino la completa impunidad al momento de quebrar la ley positiva a la que, de manera incongruente, veneran y rinden culto.

La foto muestra que mientras los niños escupían las gigantografías, los sujetos que se ven por detrás de ellos ríen y celebran la “ocurrencia”. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y esta foto demuestra, claramente, que North tiene razón: la institución “falta de respeto al individuo” está infinitamente más vigente que todas las normas positivas que se violaron.

Comentarios

Mike@ ha dicho que…
Por si no vieron el post original con todas las fotografías del "evento", aqui está :

http://articulos-interesantes.blogspot.com/2011/03/festejos-por-el-aniversario-del-ultimo.html
Alejandro Sala ha dicho que…
Buen artículo, Caro, es un buen análisis jurídico-político-moral de esta vergüenza. Yo no le doy mayor importancia en sí misma pero es demostrativa de la degradación en la que el gobierno se encuentra sumido.
Te mando un beso
ALE

Entradas populares de este blog

La corrección política mata

En la Revista del diario La Nacion del día de hoy, Santiago Bilinkis, a quien la revista sindica como "emprendedor y tecnólogo" (??) escribe una nota en la que con una liviandad apabullante (y para mi  indignante) alegremente, y en unos pocos párrafos, nos regala la solución a -nada más y nada menos que- el problema económico.

Pero ¿cómo?... ¿cómo, concretamente, este emprendedor y tecnólogo nos soluciona la vida de un plumazo, un domingo de Marzo... ?

El primer "problema" que menciona es el que surge de la bula dictada por el Banco Mundial (organismo supraestatal superpoblado de burócratas de lujo) indicando que Argentina "lidera el mundo en proporción de empleos en riesgo de ser reemplazados por software y robots", a lo que el emprendedor y tecnólogo responde con sorna "Al fin somos líderes en algo!". 

La sorna se debe a que, con una visión miope y cortoplacista, el emprendedor y tecnólogo pierde de vista que la automatización de las tareas b…

La medición de la pobreza, nacional y popular...

Hoy salieron publicados en La Nación  los resultados de las mediciones que realiza el Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, el que informó que "el 28,7% de la población quedó en 2014 bajo la línea de pobreza; un año antes afectaba al 27,5%; la indigencia también es mayor y alcanza al 6,4%"

Es indiscutible que las cifras, las mediciones y los datos estadísticos son vitales para la diagramación y puesta en práctica de cualquier política pública. Si bien decir esto importa un criterio utilitarista, ya que no es lo mismo destinar recursos (siempre escasos) a necesidades sufridas por muy pocas personas, es -sin embargo- imposible de soslayar. 

Pero el tamaño sí importa. Y más aún cuando se habla de la cantidad de personas que viven situaciones de extrema necesidad, lo que significa problemas personales para cada una de ellas, pero también sociales que nos afectan a todos. 

Este puntual gobierno es el más corrupto, mentiroso e inmoral de la historia. La i…

La República, rescatada!

10 de Diciembre de 1983. Raúl Alfonsín asumía la presidencia de la Nación, poniendo fin no sólo a los 7 años del trágico gobierno militar, sino a la trágica hegemonía peronista, causa fuente de ese terrible gobierno militar.

32 años después, 10 de Diciembre de 2015, Mauricio Macri asume la presidencia, poniendo fin a la patología más brutal del peronismo, al tumor canceroso que significó el régimen kirchnerista para toda la República Argentina. Incluidos, por supuesto, el ejército de idiotas útiles que sirvieron de soporte al monumental relato, a la imbecilidad de una ideología siniestra como la propuesta por Néstor y Cristina Kirchner y solventada por toda la caterva de serviles que los rodearon, y quienes plasmaron el más grande genocidio institucional experimentado hasta la fecha. Más grande aún que el último y lamentable gobierno militar.

Y ha sido más grave porque este régimen de inmorales usó y abusó de los mecanismos democráticos, y de las mismas instituciones que serialmente v…