Ir al contenido principal

El escupitajo nacional y popular


En el marco de los “festejos” por el día de la memoria, novel integrante del martirologio patrio (merced a los K y su avezada interpretación del sujeto promedio urbano, mayormente, y que adhiere a la cultura del resentimiento y la irresponsabilidad por los actos propios), un grupo de adherentes al régimen que nos gobierna tuvo la entretenida idea de colorear el evento con gigantografías de algunas personas famosas, quienes abiertamente disienten con el gobierno.

Las gigantografías de Mirtha Legrand, Mariano Grondona y Mauro Viale fueron trucadas, de manera tal de incluir gorros militares y círculos sobre los rostros, convirtiéndolos en un blanco al cual disparar algún royectil. La leyenda los tildaba de cómplices, sin mayores especificaciones. Pero es claro que los autores de la gráfica los consideran cómplices de la dictadura militar cuyo inicio se conmemoraba con la “fiesta cívica” en cuestión.

Hasta ahí, si esta crónica la estuviera leyendo un hombre del futuro no tendría mayor interés, más allá de considerarse la “creatividad” de los autores de las gráficas. Pero lo que la convierte en un relato de terror es la foto que acompaña este post: niños incitados –seguramente- por sus mayores a escupir las imágenes, siendo la escupida el proyectil que debía dar en el blanco dibujado por los inventivos militantes K.

En Facebook aparecieron gran cantidad de comentarios equiparando esta conducta a las experimentadas en la Alemania nazi y en la Rusia comunista. Y si bien coincido completamente con todos ellos, creo que puntualmente la situación retratada tiene una gravedad aún mayor: la participación de niños en semejante acto de barbarie.

Los niños que escupieron no son respetados por sus mayores, y desde este momento, y desde esta falta de respeto hacia ellos, sus individualidades se diluyen, y crecen alejados de la importancia de ser considerados como personas independientes, individuos, seres humanos particulares ajenos y diferentes de sus padres, y como tales merecedores del más absoluto de los respetos en su dignidad. Haberlos sometido a la indignidad de escupir imágenes de personas que piensan distinto a los que idearon y financiaron las gigantografías, denigra a esos niños en su calidad de individuos con plenos e ilimitados derechos a ser respetados como tales, sin importar su corta edad.

Estos momentos quedarán grabados en sus jóvenes mentes (que son esponjas absorbiendo todo tipo de estímulos), y de manera consecuente con los actos a los que sus mayores los dirigieron, es altamente probable que estos niños adhieran al criterio del abuso, la deshonra y la falta de consideración hacia otros seres humanos, por la simple razón de haber sido ellos hoy abusados, deshonrados e irrespetados por sus mayores.

En segundo lugar, el hecho representa la inutilidad del derecho positivo, cuando la legislación en cuestión no refleja a las instituciones (en el sentido que Douglas North le da al término) imperantes en un momento y lugar determinados.

El hecho de diagramar y ubicar en un lugar púbico esas gigantografías, viola de manera expresa el Artículo 14 de la Constitución Nacional, los artículos 1077 y 1078 del Código Civil; podría considerarse como una incursión en las conductas tipificadas en los artículos 109 y 117bis del Código Penal, y atenta contra lo previsto en el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y 11 del Pacto de San José de Costa Rica, ambos tratados internacionales a los que la Argentina adhirió, y que –merced a la reforma constitucional de 1994- integran el cuerpo normativo nacional, con la máxima jerarquía regulatoria.

Es decir, hacer una gigantografía con imágenes de personas famosas, trucarlas de modo tal de convertirlas en objeto de escarnio público viola, lisa y llanamente, el derecho al honor constitucional y legalmente amparado por las normas indicadas.

La jurisprudencia dijo que “Toda persona tiene derecho a que se la considere digna de respeto, y esta consideración es como una atmósfera moral que rodea a las personas y toma nombre de honor, que comprende no sólo la consideración en que una persona debe ser tenida por los demás, sino también la estima en que una persona se tiene de sí misma; y si bien los arts. 1089 y 1090 del C. Civil regulan las acciones de indemnización pecuniaria por daños patrimoniales, ello no importa en modo alguno restricción al reclamo del daño moral, que encuentra apoyo en otras normas legales” ( S. G., A. E. c/ G. de B., G. s/ Daños y perjuicios – Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil y Comercial – Sala Tercera – La Plata).

Así, la “travesura” de los militantes oficialistas termina probando no sólo las ideas totalitarias que abrazan y concretan, sino la completa impunidad al momento de quebrar la ley positiva a la que, de manera incongruente, veneran y rinden culto.

La foto muestra que mientras los niños escupían las gigantografías, los sujetos que se ven por detrás de ellos ríen y celebran la “ocurrencia”. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Y esta foto demuestra, claramente, que North tiene razón: la institución “falta de respeto al individuo” está infinitamente más vigente que todas las normas positivas que se violaron.

Comentarios

Mike@ ha dicho que…
Por si no vieron el post original con todas las fotografías del "evento", aqui está :

http://articulos-interesantes.blogspot.com/2011/03/festejos-por-el-aniversario-del-ultimo.html
Alejandro Sala ha dicho que…
Buen artículo, Caro, es un buen análisis jurídico-político-moral de esta vergüenza. Yo no le doy mayor importancia en sí misma pero es demostrativa de la degradación en la que el gobierno se encuentra sumido.
Te mando un beso
ALE

Entradas populares de este blog

Los Jueces de la República

An elective despotism was not the government we fought for; but one which should not only be founded on free principles, but in in which the powers of government should be so divided and balanced among several bodies of magistracy, as that no one could trascend their legal limits, without being effectually checked and restrained by the others James Madison. The Federalist Papers N°48



En el marco del IX Congreso de Economía Procesal que todos los años organiza la Fundación Libertad, los Jueces Luis María Cabral y Claudio Bonadío fueron especiales invitados.

Participar de esa reunión fue no sólo por demás interesante, sino muy inspirador, porque más allá de los vicios y las virtudes que estas dos personas pudieran tener, en los tenebrosos y oscuros tiempos de atropello y abuso de poder en el que nos encontramos, escucharlos resultó una bocanada de aire de responsabilidad, institucionalidad, valentía y admiración.

Tanto Cabral como Bonadío integran "el eje del mal" que, en su per…

Ay R2-B2! (Arturito)

Me llegó un e-mail de un muy querido amigo, con quien nos encontramos en las antípodas del pensamiento. A lo largo de todo este conflicto jamás lo incluí en la lista de destinatarios del reenvío de los cientos de e-mails apoyando al campo y a la institucionalidad. Pero él me agasajó con el suyo, asumiendo y dando por cierto que lo hizo con la mejor de las buenas fes.

Así que en mi noche de insomnio, decidí leer con detenimiento lo que me envió, y me encontré con un power point que prometía al principio, ya que en el cuerpo de su mensaje mi amigo sugería enfáticamente la lectura de unos argumentos "desapasionados". También la primera transparencia prometía lo mismo.

Continué. Se trataba de una presentación del Ateneo Arturo Jauretche, que iniciaba prometiendo:

"Aportes para la discusión" - Sí, por favor.
"Claves para su comprensión". También, gracias.
"Verdades y Mentiras".... mmm... según quién??
"Lo que los medios no dicen"... y ahí empez…

La Mazorca del Siglo XXI

Guillermo Moreno? No... Salomón,
jefe de la mazorca rosista


La detención del líder rural De Angelis, en el día de ayer y la represión de la Gendarmería a los ruralistas no pueden ser puestas en pie de igualdad en cuanto a su gravedad con la presencia prácticamente inmediata de los grupos para -gubernamentales que dieron el presente en la puerta de la residencia de Olivos.

Estamos presenciando la venida de la nueva Mazorca, el brazo armado que -irremediablemente- necesita Nestor Kirchner para instalarse en el poder como el nuevo también "Restaurador de las Leyes".

La expectativa es pesimista. Los datos muestran que la violencia va a imponerse, no por negligencia de los ruralistas o la oposición, que en conjunto están dando una inmensa lección de civismo, ciudadanía y racionalidad. Se va a imponer porque la voluntad del poderoso es esa. Carrió lo dice con todas las letras, pero deja inconcluso el mensaje, ya que no explica con palabras básicas y sencillas el por qué. Por qué Kirch…