Ir al contenido principal

Angela y Milagro.





En la edición de hoy La Nación da cuenta de la reducción de impuestos que Angela Merkel va a decretar en Alemania: U$S 36.000 Millones entre el 2010 y el 2011. El objetivo es dejar de abstraer esa cantidad inmensa del dinero de los contribuyentes, e incentivar (mediante el recorte mismo) que se destine a inversiones productivas y consumo (que no son conceptos divorciados sino complementarios, ya que el consumo de unos puede ser la inversión de otros y viceversa, así que a cortarla con el verso de la izquierda que proteger al consumidor es desproteger al trabajador).

La medida seguramente será un éxito en Alemania, pero no sólo por la medida en sí, considerada aisladamente, sino por todo el contexto en el que se toma. Es decir, recortar impuestos en Alemania y pretender que esos fondos se inyecten en la economía no es una alucinación. Al fin y al cabo, los incentivos para hacerlo están presentes. Es una jurisdicción sólida, con altos niveles de seguridad jurídica y con un ambiente favorable a las inversiones y el comercio en general. La institucionalidad y su mantenimiento son temas superados, y los vaivenes de la política no importan cambios de 180º dependiendo de quien asuma el poder en un momento dado.

Pero, ¿qué sucedería en la Argentina si una medida así se propusiera? ¡Y ni piensen en pedirme la insanía por lo que me acabo de preguntar! (cualquier Juez la otorgaría). En primer lugar, un recorte de impuestos no garantizaría que los fondos se destinaran a inversiones de cualquier tipo, económicas o financieras, precisamente por lo opuesto a lo que sucede en Alemania: no hay seguridad jurídica. En consecuencia, no hay incentivos y sin incentivos la movilización espontánea de fuerzas es con seguridad imposible. La también imposibilidad de proyección, de análisis y de organización, o en otras palabras, la imposibilidad de tener mínimos de estabilidad garantizados hacen que cualquier plan de negocios resulte un cuento de ficción.


De más está decir que aún en presencia de esta circunstancia, cualquier decisión individual -aún aquella que decida la fuga de los capitales a jurisdicciones más saludables- es infinitamente mejor que la expoliación que representan los impuestos.

Por otro lado, la sola idea seguramente generaría la desesperación de políticos corruptos y clientelistas, que verían esfumarse "sus" recursos, y que quedarían desarmados ante la imposibilidad de hechar mano a la "Kaja" y, en consecuencia, inutilizados en sus funciones últimas: conseguir los votos imprescindibles para perpetuarse en el poder; aquellos de los indigentes y usuarios del sistema asistencialista. Todos encarnarían la célebre frase de Borges sobre su relación con la Ciudad de Buenos Aires, y con toda corrección podría decirse que cantarían al unísono "No nos une el amor, sino el espanto". Y pocas veces se encontraría una frase más acertada para reflejar una situación.

Como nota de tapa y en extenso La Nación de hoy relata con detalle la creación de un "estado paralelo" en la provincia de Jujuy (a los amigos extranjeros, una provincia muy pobre del Noroeste Argentino, lindante con Bolivia), cortesía de los fondos de la Kaja kirchnerista y por mérito de gestión de la dirigente "social" Milagro Sala.

Paradójicamente, dos mujeres que no se conocen entre sí, en las antípodas del pensamiento una de otra, ambas me motivaron a ratificar lo que tan enfáticamente creo: el estado ES PRESCINDIBLE. Y hasta Milagro misma lo reconoce: "Si el Estado fuera eficiente, nosotros no existiríamos" dijo en la nota de La Nación.

Mientras Angela representa la civilidad, el Estado de Derecho, la seguridad jurídica, la institucionalidad, Milagro nos presenta el rostro de la "latinoamericanidad", y encarna el clientelismo, el prebendarismo, la "cintura política" con suficiente y cabal entendimiento de que el estado de evolucion (¿involución, mejor?) en el que la sociedad Argentina se encuentra hacen imposible el éxito de cualquier movimiento sin apelar a la fuerza bruta y a la violencia. Eso Milagro lo entiende perfectamente porque sostiene su acuerdo con la barra brava del Club Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Y -por lo que cuenta La Nación-haber sido ella misma artífice de la violencia por mano propia.

Pero con todo el rechazo que los métodos y políticas de Milagro nos provoca, es una realidad que con su emprendimiento (en el cabal sentido de la palabra) logró proveer bienes y servicios, encontró nichos de producción, satisfizo necesidades y llevó alivio a los sectores más sensibles, con mayores necesidades.

Ambas, Angela y Milagro demuestran que el estado es un intermediario carísimo, que presenta más costos que beneficios; que el orden espontáneo existe, es real y es efectivo. Al fin y al cabo, Milagro Sala ES el sector privado. Vio una necesidad y encontró el medio de suplirla. Efectivamente representa muy bien las particularidades de la idiosincrasia propia, la impronta del sector privado Argentino, que entiende como un "derecho divino" el derecho a la dádiva, al subsidio y a la prebenda. Pero más allá de lo reprochable de todo el esquema de Milagro Sala, es innegable que por la figura de la Asociación Civil y del cooperativismo la tipa encontró el camino.

La Nación, 25 de Octubre de 2009
"Masivo recorte fiscal en Alemania" http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1190335
"El increíble estado paralelo que levanta Milagro Sala" http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1190351


Comentarios

Entradas populares de este blog

La corrección política mata

En la Revista del diario La Nacion del día de hoy, Santiago Bilinkis, a quien la revista sindica como "emprendedor y tecnólogo" (??) escribe una nota en la que con una liviandad apabullante (y para mi  indignante) alegremente, y en unos pocos párrafos, nos regala la solución a -nada más y nada menos que- el problema económico.

Pero ¿cómo?... ¿cómo, concretamente, este emprendedor y tecnólogo nos soluciona la vida de un plumazo, un domingo de Marzo... ?

El primer "problema" que menciona es el que surge de la bula dictada por el Banco Mundial (organismo supraestatal superpoblado de burócratas de lujo) indicando que Argentina "lidera el mundo en proporción de empleos en riesgo de ser reemplazados por software y robots", a lo que el emprendedor y tecnólogo responde con sorna "Al fin somos líderes en algo!". 

La sorna se debe a que, con una visión miope y cortoplacista, el emprendedor y tecnólogo pierde de vista que la automatización de las tareas b…

La medición de la pobreza, nacional y popular...

Hoy salieron publicados en La Nación  los resultados de las mediciones que realiza el Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, el que informó que "el 28,7% de la población quedó en 2014 bajo la línea de pobreza; un año antes afectaba al 27,5%; la indigencia también es mayor y alcanza al 6,4%"

Es indiscutible que las cifras, las mediciones y los datos estadísticos son vitales para la diagramación y puesta en práctica de cualquier política pública. Si bien decir esto importa un criterio utilitarista, ya que no es lo mismo destinar recursos (siempre escasos) a necesidades sufridas por muy pocas personas, es -sin embargo- imposible de soslayar. 

Pero el tamaño sí importa. Y más aún cuando se habla de la cantidad de personas que viven situaciones de extrema necesidad, lo que significa problemas personales para cada una de ellas, pero también sociales que nos afectan a todos. 

Este puntual gobierno es el más corrupto, mentiroso e inmoral de la historia. La i…

La República, rescatada!

10 de Diciembre de 1983. Raúl Alfonsín asumía la presidencia de la Nación, poniendo fin no sólo a los 7 años del trágico gobierno militar, sino a la trágica hegemonía peronista, causa fuente de ese terrible gobierno militar.

32 años después, 10 de Diciembre de 2015, Mauricio Macri asume la presidencia, poniendo fin a la patología más brutal del peronismo, al tumor canceroso que significó el régimen kirchnerista para toda la República Argentina. Incluidos, por supuesto, el ejército de idiotas útiles que sirvieron de soporte al monumental relato, a la imbecilidad de una ideología siniestra como la propuesta por Néstor y Cristina Kirchner y solventada por toda la caterva de serviles que los rodearon, y quienes plasmaron el más grande genocidio institucional experimentado hasta la fecha. Más grande aún que el último y lamentable gobierno militar.

Y ha sido más grave porque este régimen de inmorales usó y abusó de los mecanismos democráticos, y de las mismas instituciones que serialmente v…