Ir al contenido principal

Populismo Federal


El 19 de Septiembre pasado fue sancionada la ley Provincial Salteña 7787, que dispone, en su artículo 1º, que  “Las personas con discapacidad tienen acceso libre y gratuito a los espectáculos públicos de carácter artístico, cultural, deportivo, recreativo y turístico que se realicen en la provincia de Salta, en los que el Poder Ejecutivo, sus Organismos Descentralizados o Autárquicos, los Entes públicos y los otros Poderes del Estado, organicen, promuevan o auspicien, en absoluto pié de igualdad con las demás personas asistentes”.



Es una gota más en el océano de inflación legislativa que, de manera sostenida y contundente, continúa engrosando los anales de legislación, devaluando y desmereciendo el verdadero significado que la ley debe tener: regular, de manera pacífica y eficaz, los intercambios entre individuos. Huelga decir que por intercambios no debe entenderse a intercambios estrictamente monetarios, sino a todos aquellos en los que las personas intervenimos y que incluyen términos éticos, emocionales y morales. 

La ley salteña es sustantivamente incongruente, voluntarista y demagógica. En primer término, la misma intención de poner en pie de igualdad a las personas discapacitadas con quienes no sufren de ninguna discapacidad consiste en una abierta discriminación contra las primeras, a las que -por su sola condición física o mental- entienden disminuidos, deficientes o impedidos de pagar por sí mismos los costos de las entradas a los espectáculos que menciona. 

En segundo lugar, la técnica legislativa y la redacción del artículo transcripto son notoriamente deficientes. Podría interpretarse que la eximición del costo de acceso a los espectáculos que cuenten con la organización, la promoción o el auspicio del estado provincial aplica a todos los asistentes. Es decir, los espectáculos públicos con esas características serían de acceso gratuito para todas las personas. Entonces, ¿cuál es el objetivo, sino un flagrante acto de demagogia populista, de sancionar una ley que expresamente identifique a los discapacitados como beneficiarios del acceso gratuito... disponible para todas las personas que asistan a esos espectáculos? 

Sin embargo, del resto del articulado de la ley surge que, en realidad, la ley ordena una discriminación más grave aún de la que se percibe en el primer artículo: las personas discapacitadas (y un acompañante) están habilitadas, a partir de esta ley, a ingresar a los espectáculos sin pagar la entrada correspondiente. Así, ¡la desigualdad es manifiesta! Mientras que algunas personas abonan su entrada, los discapacitados, por ningún otro criterio que no sea su condición física, no lo hacen. Entonces, ¿a qué igualdad se refiere la norma? ¿Qué entiende por “igualdad”?. 

Por supuesto que hasta el último y más mínimo detalle administrativo -sobre cómo, cuándo y dónde conseguir las entradas gratuitas- está también regulado en la ley. Pero no indica quién, si no el empresario teatral o de espectáculos,  será el encargado de correr con el costo de esas entradas gratuitas. 



El fundamento populista.



En el artículo 4º se indica que este régimen discriminatorio será de aplicación al 2% de la totalidad de la capacidad del lugar donde se desarrolle el espectáculo, o al menos 6 butacas, lo que resulte superior. Es decir, en una sala pequeña, esas 6 butacas podrían alcanzar el 20% o 30% de la totalidad de espacios disponibles. 

De esta disposición se traduce cuál es el criterio que -en general- los legisladores tienen de los empresarios, en este caso, de espectáculos. Una de las características del populismo es la identificación de una figura claramente distinguible que encarne al “enemigo”. En los populismos de izquierda (como los gobiernos nacional y provinciales argentinos), ese “enemigo” es el empresario, “la patronal”, “el capitalista”. En tal sentido, no es de extrañar que con absoluta liviandad la ley salteña 7787 imponga al empresario de espectáculos la obligación de afrontar el costo de ese 2% de localidades o 6 butacas gratuitas. 

No debe entenderse, en absoluto, que la solución vendría de la mano de la estatización de ese costo. Que fuera el estado provincial el que subsidie esos lugares gratuitos tampoco sería una solución institucional, en tanto los derechos y patrimonio de muchos contribuyentes se verían burlados con tal medida. 

Otra de las características del populismo es su funcionamiento en el marco de idealizaciones coyunturales, o en el campo de lo que sería “deseable” que ocurriera. Sin embargo, la realidad siempre se impone, y lo que -en realidad- sucede es que esta regulación impacta de lleno en el cálculo económico que el empresario de espectáculos deberá hacer al momento de decidir la presentación del evento y el costo de las entradas. 

Sabiendo que, el 20% de la totalidad de espacios, o al menos 6 butacas, podrían, eventualmente, ser obligatoriamente cedidas a discapacitados, pues entonces el costo de cada una de las restantes butacas será superior al que tuviera de no existir esta regulación, en tanto el costo de las 6 butacas deberá prorratearse entre todos los lugares disponibles restantes. 


¡Esas concepciones “neo-liberales”!



El contenido de este comentario sería, sin lugar a dudas, tildado por la abrumadora mayoría de la academia humanista y de ciencias sociales como de neto corte “neo-liberal”. 

La razón es que criticar esta ley provincial salteña impone defender el derecho a la propiedad privada no sólo del empresario de espectáculos, quien se vería obligado a ceder gratuitamente los lugares para discapacitados, sino de los consumidores de las restantes butacas, quienes estarían pagando por las mismas más de lo que hubieran pagado de no existir esta ley. 

Sin embargo, podría contestarse a esta crítica que, la misma teoría del valor marginal, sostenida por Carl Menger y la Escuela Austríaca de Economía, confrontarían de plano con esa premisa, en tanto el costo de la entrada pagada (aún siendo más cara de lo que sería de no existir la ley 7787) demuestra la preferencia del consumidor por ellas, en vez de mantener en su poder el dinero abonado. 

Sin embargo, y aunque lo dicho es, efectivamente, así, la importancia de criticar este tipo de intervencionismo estatal radica en un criterio más amplio que el interés del empresario, del discapacitado o del consumidor. 

La crítica se articula desde un doble espectro a considerar: por un lado la cuestión económica, en sí misma. Y por el otro, la cuestión de filosofía política que sustenta la crítica moral. 

En cuanto a la cuestión netamente económica, el sobreprecio pagado por los consumidores es perjudicial para el agregado social, por la simple razón de que todos los recursos son escasos, mientras que las necesidades son infinitas. El intervencionismo estatal lleva a que el sobreprecio de las butacas gratis prorrateadas se destinen a un fin que podría no ser el más eficiente a los fines de crear productos o servicios que agrandaran la riqueza disponible, y aumentaran la cantidad de necesidades satisfechas. 

Por el lado de la crítica filosófica, al inicio de este comentario se menciona la incongruencia de pretender equiparar en derechos a las personas discapacitadas, siendo que es altamente improbable que cualquier empresario, de espectáculos, en este caso, prohiba el ingreso al mismo a una persona con tales características físicas. Al fin y al cabo, la propiedad privada es un insuperable instrumento para la tutela de los derechos humanos, en tanto el pago de la entrada por parte de una persona discapacitada o no es -en definitiva- a lo que aspira el empresario al momento de brindar el espectáculo. Las condiciones particulares de los consumidores quedan por completo diluidas y opacadas, frente a la contundencia del pago en moneda por la entrada al espectáculo. 

En estos términos, identificar a los discapacitados como tales, con el objetivo de “igualarlos” a quienes no sufren ninguna discapacidad es no sólo una contradicción en términos, sino un gesto de populismo obsceno que, como todo colectivismo, no tiene inconveniente alguno en considerar a los individuos como medios para alcanzar otros fines. Así, los “discapacitados” son una excelente escalera a la cima de la demagogia, fin último de cualquier político que se precie de tal. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los Jueces de la República

An elective despotism was not the government we fought for; but one which should not only be founded on free principles, but in in which the powers of government should be so divided and balanced among several bodies of magistracy, as that no one could trascend their legal limits, without being effectually checked and restrained by the others James Madison. The Federalist Papers N°48



En el marco del IX Congreso de Economía Procesal que todos los años organiza la Fundación Libertad, los Jueces Luis María Cabral y Claudio Bonadío fueron especiales invitados.

Participar de esa reunión fue no sólo por demás interesante, sino muy inspirador, porque más allá de los vicios y las virtudes que estas dos personas pudieran tener, en los tenebrosos y oscuros tiempos de atropello y abuso de poder en el que nos encontramos, escucharlos resultó una bocanada de aire de responsabilidad, institucionalidad, valentía y admiración.

Tanto Cabral como Bonadío integran "el eje del mal" que, en su per…

Ay R2-B2! (Arturito)

Me llegó un e-mail de un muy querido amigo, con quien nos encontramos en las antípodas del pensamiento. A lo largo de todo este conflicto jamás lo incluí en la lista de destinatarios del reenvío de los cientos de e-mails apoyando al campo y a la institucionalidad. Pero él me agasajó con el suyo, asumiendo y dando por cierto que lo hizo con la mejor de las buenas fes.

Así que en mi noche de insomnio, decidí leer con detenimiento lo que me envió, y me encontré con un power point que prometía al principio, ya que en el cuerpo de su mensaje mi amigo sugería enfáticamente la lectura de unos argumentos "desapasionados". También la primera transparencia prometía lo mismo.

Continué. Se trataba de una presentación del Ateneo Arturo Jauretche, que iniciaba prometiendo:

"Aportes para la discusión" - Sí, por favor.
"Claves para su comprensión". También, gracias.
"Verdades y Mentiras".... mmm... según quién??
"Lo que los medios no dicen"... y ahí empez…

La Mazorca del Siglo XXI

Guillermo Moreno? No... Salomón,
jefe de la mazorca rosista


La detención del líder rural De Angelis, en el día de ayer y la represión de la Gendarmería a los ruralistas no pueden ser puestas en pie de igualdad en cuanto a su gravedad con la presencia prácticamente inmediata de los grupos para -gubernamentales que dieron el presente en la puerta de la residencia de Olivos.

Estamos presenciando la venida de la nueva Mazorca, el brazo armado que -irremediablemente- necesita Nestor Kirchner para instalarse en el poder como el nuevo también "Restaurador de las Leyes".

La expectativa es pesimista. Los datos muestran que la violencia va a imponerse, no por negligencia de los ruralistas o la oposición, que en conjunto están dando una inmensa lección de civismo, ciudadanía y racionalidad. Se va a imponer porque la voluntad del poderoso es esa. Carrió lo dice con todas las letras, pero deja inconcluso el mensaje, ya que no explica con palabras básicas y sencillas el por qué. Por qué Kirch…